Una aplicación multimedia

CARL Flash se puede utilizar en todo tipo de dispositivos: PC, tableta o smartphone. Para garantizar una experiencia óptima del usuario, su ergonomía se adapta al tamaño de la pantalla (Responsive Web Design) y sus funciones se apoyan en las capacidades multimedia del medio.

Acceso simplificado

Destinado al público en general, CARL Flash no precisa ninguna configuración.

Un código QR permite acceder a CARL Flash, que se ejecuta directamente en los navegadores Firefox, Chrome, Edge y Safari, cubriendo el conjunto de sistemas operativos disponibles (iOS, Android o Windows).

Asimismo, CARL Flash puede desplegarse a partir del catálogo de aplicaciones móviles de su empresa.

Una conexión transparente y rápida

La conexión a la aplicación puede realizarse desde una cuenta de usuario o de forma anónima.

Los usuarios identificados en su directorio pueden acceder directamente a la aplicación en SSO (Single Sign On, inicio de sesión único). Se conectan automáticamente sin necesidad de identificarse específicamente.

CARL Flash es una «App Web Progresiva» diseñada para los dispositivos móviles y conectada a CARL Source.

Cumplimiento del RGPD

CARL Flash garantiza el respeto de las normas de confidencialidad del RGPD (gestión de los reconocimientos sobre la gestión de las cookies, las autorizaciones de acceso a las funciones del dispositivo (vídeos, fotos, etc.) y el cumplimiento de las condiciones generales de uso que haya personalizado para los usuarios que se declaran desde CARL Flash.

Seguridad de datos

La seguridad de los datos intercambiados en una infraestructura móvil supone un importante desafío y se basa en protocolos de intercambio protegidos (HTTPS, certificados). De este modo, la gestión de los usuarios y las contraseñas respeta las mejores prácticas SSI: encriptación SHA-256, política de gestión de la complejidad de las contraseñas, posibilidad de delegar la gestión de los usuarios a un directorio de empresa (LDAP, etc.).

CARL Flash es auditado periódicamente por expertos independientes que controlan la conformidad con las prácticas SSI (Seguridad de los Sistemas de Información), en relación con la ISO 27001.